gallinas en invierno sobre la nieve

Cómo mantener a tus gallinas sanas y felices en invierno

Durante el invierno, con las bajas temperaturas y las pocas horas de luz solar, es importante tener en cuenta una serie de consejos para mantener a tus gallinas felices y saludables, evitando que se estresen o enfermen.

Vamos a verlos:

Calefacción para el gallinero

No, las gallinas no necesitan calefacción durante el invierno. Al menos no en nuestras latitudes. Son animales capaces de resistir temperaturas bajas sin problema gracias a su plumaje.

No sería el caso de los pollitos, que necesitan mantener una temperatura elevada controlada hasta que sean suficiente grandes para regular su propia temperatura.

Y lo mismo sería en caso de que tengas alguna gallina que, o bien por la muda o algún problema, ha sufrido una pérdida importante de plumas y por tanto no puede mantener bien su temperatura. En esos casos si seria necesario mantenerla en un lugar caliente, con un sistema de lámpara de calor en el interior. Pero ten cuidado, son aparatos eléctricos que pueden causar quemaduras o incendios si no se instalan correctamente, así que sigue las instrucciones del proveedor al detalle.

El sol, la calefacción natural

Juega con las sombras de los árboles caducifolios para que en invierno tengan mas sol y en verano dispongan de sombras.

Un buen diseño hará que la masa térmica del gallinero acumule calor durante el dia y lo liberará por la noche, manteniendo a la gallinas en un ambiente mas cálido. Lo contrario en verano, al estar en sombra no acumulará calor y se mantendrá fresquito.

También es importante que tengan acceso a areas soleadas en el patio, para poder tomar «baños de sol» y mantenerse calentitas en días fríos.

Es importante que esas zonas soleadas no estén en zonas con corrientes fuertes de viento sino guardadas del aire frío. Puede estar protegido por el propio gallinero, alguna estructura o simples setos densos que protejan de los vientos dominantes.

Un gallinero amplio

Cuando hace mal tiempo, sea una lluvia intensa, una nevada o vientos fuertes, en general las gallinas prefieren quedarse en el interior del gallinero.

Así que asegúrate de que tienen suficiente espacio para moverse en el interior, que es un espacio bien ventilado y que tienen acceso a agua y comida sin necesidad de salir al exterior.

Luz artificial en el gallinero

En invierno los días se acortan, y es habitual que las gallinas pongan menos huevos en esta época. Respétalo.

El uso de luz artificial puede servir para que su nivel de puesta no se vea tan afectado, pero puede tener otras consecuencias negativas, pues las estresa y reduce su vida significativamente.

Suficientes perchas en el gallinero

Por la noche, las gallinas se acurrucan unas junto a otras en las perchas para mantener la temperatura, así que asegúrate de que caben todas bien juntas en las perchas, que no duerman en el suelo ni solas.

Una dieta variada y rica en calorías

Si estas en una zona donde nieva, es especialmente importante que te asegures de que su dieta siga siendo nutritiva y variada ya que no tendrán acceso a pasto o insectos durante ese tiempo.

Procura retirar algo de nieve en algunas zonas, si es posible, para que puedan seguir comiendo algo de pasto.

gallina comiendo pasto en invierno

En cuanto a alimentos ricos en calorías, puedes darles pipas de girasol sin cáscara o pipas de calabaza. Les encantan y son un suplemento perfecto. Por supuesto, en ambos casos, crudas y sin salar.

Agua fresca

Asegurate de que tienen acceso a agua fresca y limpia, si hace mucho frio el bebedero podría congelarse.

Mantener el bebedero, o al menos uno de ellos, en el interior del gallinero es una buena opción, pero aquí tienes algunos consejos más para evitar que el agua se congele.