Dulce de membrillo

Otra de las conservas que no fallan cada año en casa es el dulce de membrillo. A mi no es que me chifle pero a mi marido le encanta así que preparo unos cuantos kilos para él, para la familia y el vecino. Y es que nuestros membrillos aún son jovencitos, pero él me trae cada año los suyos, ya que no sabe prepararlo, y también vamos a coger los de un par de árboles que hay abandonados aquí cerca.

INGREDIENTES

  • 1 kg de membrillos
  • 500-700gr de azúcar
  • Jugo de 1 limón
  • Medio vaso de agua

PASO A PASO

He visto recetas que primero hierven los membrillos, luego los pelan, los vuelven a cocinar,… me parece una pérdida de tiempo y nutrientes, así que yo lo hago todo de una vez, como una mermelada.

  1. Lo primero es pelar y trocear el membrillo. Como son un poco rugosos, si no puedes hacerlo de una vez entero como una manzana, lo mas fácil es cortarlo en cuatro cuartos y entonces pelar los cuartos. Una vez pelado, lo troceamos. Cuanto más pequeño, mas rápido se hará.
  2. Una vez troceado, lo pesamos para calcular la cantidad de azúcar necesaria. La proporción es de 500-700gr de azúcar por cada kg de membrillo, según la cantidad quedará dulce o carne de membrillo (es decir, textura de mermelada o sólido tipo gelatina)
  3. Lo ponemos en la olla, añadimos el azúcar y el limón y lo dejamos un rato. Media hora, una hora,… según el tiempo que tengas. Lo hago así porque entonces empieza a soltar su jugo y me gusta mas como se cocina.
  4. Pasado ese rato, si está muy espeso, añadimos el medio vasito de agua.
  5. Encendemos el fuego medio/bajo y vamos removiendo, con cuidado porque se puede pegar y las burbujas si hierbe pueden salpicar y quemarte. Tarda una media hora en estar listo.
  6. Cuando tenga ya una buena consistencia, el membrillo se deshaga y veas que ha espesado, apaga el fuego y retira.
  7. Pasado un ratito para que no esté tan caliente, tritúralo para mejorar la consistencia y ponlo en un recipiente de barro o cristal. Si es tipo mermelada y quieres conservarlo mas tiempo, envasa en botes estériles y haz el vacío. Guárdalo en la nevera.