Descubre la instalación con placas solares de esta casita en la montaña

En este artículo os voy a hablar sobre el sistema fotovoltaico aislado, compuesto por placas solares y baterías, que nos proporcionan toda la energía necesaria para vivir en nuestra casita de la montaña.

La teoría está muy bien, pero cuando yo buscaba información sobre el tema me habría gustado ver algún ejemplo real como este así que espero que te resulte útil.

La finca y análisis de las necesidades

Vivir desconectados de la red eléctrica fué uno de los mayores cambios que hicimos al adoptar este tipo de vida. Era un paso mas hacia la utópica autosuficiencia, una manera más de vivir de forma consciente y acorde a nuestros valores.

Por suerte lo teníamos fácil ya que la finca está orientada al sur y al estar en lo alto de la montaña nada nos tapa, tenemos sol todo el día. Las placas reciben luz prácticamente desde que sale el sol hasta que se pone.

En un primer momento hicimos una instalación para uso esporádico, ya que solo veníamos algunas tardes, los fines de semana, vacaciones, etc. Pero luego al decidir mudarnos definitivamente tuvimos que ampliarla y es cuando nos dimos cuenta de nuestro error inicial. Si desde el principio hubiéramos tenido en cuenta las necesidades futuras, la primera instalación habría sido distinta, mas fácil de ampliar y de mas calidad.

Instalación de placas solares para uso esporádico en el campo

El primer sistema, mas sencillo, nos permitía disponer de luz para días esporádicos.

Tres placas solares de 145w, controlador de carga, dos baterías de 220Ah y el transformador de 1500w. En total nos costó unos 1400€, eso sí la instalación la hicimos nosotros, compramos el material por internet.

Esto nos daba luz en la casa, luz en el exterior, utilizábamos algo de maquinaria para las reformas y una pequeña nevera de estas pequeñas que solo encendíamos cuando estábamos en la casa.

Teníamos todo el sistema dentro de casa, en un pequeño armarito de obra, así estaba bien resguardado y menos al alcance de los amantes de lo ajeno.

Durante tres años funcionó de maravilla, nunca nos quedamos sin luz y tampoco tuvimos que ir con cuidado. Al fin y al cabo como el uso era esporádico, así que si gastábamos durante el finde luego el resto de la semana se recuperaba.

Instalación de placas solares para uso diario en la montaña

Para la nueva instalación nos dejamos asesorar y confiamos plenamente en nuestro instalador, quien dimensionó la instalación acorde al uso que íbamos a darle. Eso si, estábamos limitados a lo que ya teníamos porque no queríamos tener que comprarlo todo nuevo.

Así que aprovechamos las tres placas que ya teníamos y añadimos otras tres, ya que lo ideal es que las placas sean siempre iguales y no que haya varias de distinta potencia. Por eso tenemos 6 placas de 145w, en lugar de por ejemplo solo 3 de 280w.

En esta ocasión instalamos todo en una caseta en el exterior.

instalación fotovoltaica

Pusimos también 6 baterías muchísimo mejores que las que teníamos, de 1250Ah, las cuales nos proporcionan una reserva para 3-4 días en caso de que esté nublado o lloviendo.

Y por si baja demasiado la carga, añadimos otro aparato algo carillo pero imprescindible que nos permite cargar las baterías con un generador de los de gasolina externo si va a seguir nublado y hay riesgo de quedarnos sin luz.

El controlador de carga también lo cambiamos por uno muy superior, que nos asegura una mejor carga de las baterías, tanto si hace sol como si se pasan nubes.

El inversor en cambio sigue siendo el mismo, así que seguramente en un tiempo tendremos que cambiarlo por uno de mejor calidad y quizá algo mas potente. Este es el aparato que nos limita en cuanto a qué electrodomésticos podemos enchufar o no. Son 1500w de potencia, así que todos los aparatos eléctricos que utilizan resistencias que se calientan superan con creces esa cifra: secador del pelo, calefactor, plancha, vitro, horno, tostadora,…   

No creo que lleguemos a poner nunca una instalación tan potente como para enchufar este tipo de aparatos, ya que hemos aprendido a prescindir de ellos, y además aparte de la potencia también consumen mucha energía.

placas solares montaña

Esta nueva instalación, con todos los aparatos nuevos y la mano de obra del técnico nos costó unos 3800€.

Y a no ser que esté muchos días nublado y tengamos que controlarnos, que apenas pasa un par de semanas o tres al año (en invierno), durante el resto del tiempo podemos hacer un uso normal. Tenemos nevera, lavadora que usamos en frio, televisión, ordenador, equipo de música, luces,… Salvo tema resistencias que ya os comentaba antes todo lo demás sin problema.

Instalación de placas solares para luces exteriores en la montaña

Las baterías que quitamos y el controlador de carga «nos sobraban». Podíamos haberlas vendido pero decidimos quedárnoslos y montar una pequeña instalación independiente.

Teníamos un par de mini placas de una bomba que no hacíamos servir y compramos aparte un pequeño inversor de 180w.

Lo conectamos todo de nuevo en otra caseta y sacamos de ahí algunos puntos de luz por la finca para iluminar la puerta y algunos rincones durante la noche.

placas solares exterior

Durante el día carga, y por la noche con un sencillo programador automático se encienden las luces exteriores que se apagan de nuevo por la mañana.

Si está muy nublado durante días pues simplemente paramos el programador o limitamos las horas y así gasta menos, al fin y al cabo las luces exteriores son un extra y si se apagan tampoco pasa nada. Tenemos otras conectadas a la luz de casa que en caso de necesidad se pueden encender aparte.

Y básicamente así es como tenemos luz pese a estar aislados. Es bastante sencillo y por ahora estamos muy contentos con el resultado, pese a implicar lógicamente un cambio de hábitos y una vida mas consciente, no lo cambiaríamos.

Os dejo un vídeo por si preferís verlo en vivo junto a algunos consejos y resolviendo algunas dudas.

Si tenéis cualquier duda concreta no dudéis en preguntarme en los comentarios para así tener en cuenta vuestras inquietudes en este tema para poder responderos o explicároslo bien completo en otro artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *