La vida en el campo

La vida en el campo puede ser idílica, pero es muy diferente la idea que la mayoría tienen de este tipo de vida de lo que realmente es el día a día. Nos compensa y por eso seguimos aquí, pero eso no quita que sea dura y difícil muchas veces.

Cómo es vivir en el campo realmente

Cuando vives en la ciudad ves el campo como un lugar en el que desconectar del día a día, donde vivir tranquilo y sin preocupaciones, apagar el móvil y escuchar solo el ruido de los pájaros. Un lugar donde todos los días son vacaciones.

Y no nos engañemos, la vida en el campo no es eso.

Tienes problemas y preocupaciones igual, el teléfono no se desconecta porque si no te quedas incomunicado y el día a día no es solo tumbarse a escuchar los pájaros. Tienes las mismas responsabilidades que en la ciudad, o probablemente más.

Pero si es cierto que vivir rodeado de naturaleza te ayuda a bajar el ritmo, reducir el estrés, aprender a valorar las cosas de otra manera y darle a los problemas la importancia que merecen. Pero eso es un cambio interno, que aunque el entorno ayude, tiene que salir de ti.

Artículos sobre la vida en el campo