comprar casa campo

12 consejos para comprar una casa en el campo

Son muchas las cosas a tener en cuenta a la hora de comprar una casa en el campo pero yo te lo he resumido en 12 puntos que me parecen imprescindibles tener en cuenta.

Los he dividido en dos categorias:

  • Fijos: aquello que no podemos cambiar o controlar, que es innato de la casa o tu situación.
  • Variables: todo lo que se puede cambiar o mejorar si no nos gusta.

Detalles fijos a tener en cuenta al comprar una casa en el campo

Vamos a ver todo aquello que no podemos controlar y que tenemos que tener muy en cuenta desde el principio para evitar perder tiempo o dinero en la búsqueda de la casa perfecta.

1. Presupuesto para comprar una casa

Normalmente las casas en el campo y fincas rusticas se tasan por debajo del precio al que se tasan las casas y terrenos urbanos. Incluso a la hora de conceder una hipoteca también puede ser que banco os conceda un porcentaje menor.

Lógicamente esto depende mucho de la situación personal y del momento, pues los bancos cambian mucho sus condiciones e incluso de unos a otros no ofrecen lo mismo.

Por eso es importante que tengas esto en cuenta desde el principio y en vez de dejarlo para lo último empieces acercándote a tu banco para consultar las condiciones y el rango de precios en el que os podéis mover para no perder tiempo viendo casas a las que luego no podréis acceder y llevaros una desilusión.

2. Tipo de suelo

Normalmente las fincas ubicadas en el campo están catalogadas como fincas rústicas, pero si todo se ha hecho correctamente la parte de la casa será urbana. Es decir, una pequeña finca urbana dentro de una finca rústica más grande.

Luego en la parte urbana de la edificación podemos encontrar que esté catalogada de uso residencial o de uso agrario. Si es residencial, a efectos legales es una casa y no tendréis ningún problema , pero si es agrario realmente se considera un almacén agrícola -para guardar el tractor, herramientas o cosechas- y no es una vivienda.

Los problemas que podáis tener en caso de ser una construcción de uso agrícola dependerán de la comunidad autónoma y del ayuntamiento, pero en la mayoría de casos aunque podáis vivir en la casa «de estrangis» lo que no podríais hacer es contratar un seguro de hogar o empadronaros.

También se puede dar el caso de que toda sea una finca urbana, si está en una zona cercana al pueblo o una urbanización, pero en ese caso cuidado con el siguiente punto porque puede marcar la diferencia.

3. Impuestos

Las fincas rústicas pagan pocos impuestos comparadas con las fincas urbanas, de hecho en algunas zonas por terrenos inferiores a 1ht no hay que pagar nada.

Pero si todo está bien como comentábamos antes, la casa si está legalizada y es urbana sí pagará impuestos.

Otra cosa es si la finca es toda urbana, y en ese caso los impuestos a pagar son por todo el terreno, con una gran diferencia en el precio a pagar entre una pequeña parcela o una gran finca.

Así que siempre pregúntale al vendedor cuanto paga de impuestos antes de comprar la casa para no llevarte luego una sorpresa.

4. Servicios de la zona

Ten en cuenta cuales son los servicios que hay en la zona y valora tus necesidades y prioridades. Centros médicos, tiendas de alimentación, farmacias, centros educativos,…

Piensa que irse al campo no significa estar en medio de nada, puedes comprar una casa que está a 5 minutos de la ciudad o a 50 minutos en medio de la montaña. Lo que tienes que valorar es lo que quieres y que servicios necesitas realmente tener cerca y cómo de cerca.

Ten en cuenta los servicios que encuentras en los pueblos colindantes, porque puede que no necesites realmente estar cerca de la ciudad y solo tengas que ir de vez en cuando.

5. Transporte

Hay que tener en cuenta las necesidades de desplazamiento que vas a tener de forma habitual y también en situaciones excepcionales, como si no puedes conducir o tienes el coche en el taller.

En general el transporte público en las zonas rurales es muy deficiente ya que los horarios y las rutas no se corresponden con las necesidades reales de los habitantes pero ya están empezando a funcionar líneas de autobuses «a la carta» en las que son los usuarios los que solicitan las horas y las paradas en las que necesitan el servicio.

6. Cobertura

Mientras veas la casa, comprueba la cobertura que tienes. No es que sea un imprescindible, pero al final no vas a ir al campo de vacaciones sino que va a ser tu hogar y necesitas poder comunicarte con los demás o tener acceso a Internet a no ser que por decisión personal rechaces todo esto.

7. Acceso

Revisa si el acceso es adecuado para las posibles necesidades que vayas a tener, presentes y futuras. Por ejemplo, si vas a tener que hacer una reforma o tienen que traerte algún tipo de material, si va a poder acceder una furgoneta o camión. Y si no es así, valora que alternativas tienes.

También valora el acceso para visitas, familiares y demas, está muy bien que tu tengas un 4×4 pero el resto puede que no puedan acceder y tengas que irlos a buscar a un punto medio.

8. Orientación

Valorando ya lo que es la habitabilidad de la casa, lo mas importante y que no se puede cambiar es la orientación, es decir hacia donde mira la casa y sus ventanas. En el hemisferio norte lo ideal es hacia el sur. Tienes sol, por lo tanto luz y climatización en invierno, desde que sale el sol hasta que se pone.

Fíjate bien al ir a verla en cual es el recorrido del sol y si hay arboles, montañas o lo que sea que te haga sombra, por que puede que en ese momento el sol esté alto o sea pleno verano pero a otra hora o en otra estación el recorrido es mucho mas bajo y puede que algo lo tape.

Si la casa que vas a ver está, por ejemplo, en un valle orientado al norte, que sepas ya que va a ser super fria en invierno y tendrás que tenerlo en cuenta ya que apenas va a tener sol y repercute mayor gasto luz y calefaccion.

Pero también puede que busques lo contrario, si estás en una zona muy calurosa con veranos duros e inviernos suaves, tal vez lo que te interesa es tapar ese sol abrasador para que la casa sea mas fresca.

Detalles variables a tener en cuenta al comprar una casa en el campo

Esto es todo aquello que puede que esté mal, pero que sabes que tiene arreglo, invirtiendo tiempo y/o dinero claro. ¡Así que tenlo en cuenta!

9. Reformas

Simplemente fíjate si la casa está para entrar a vivir o necesita alguna reforma, y en ese caso cuanta para hacer algunos números por encima y tenerlo en cuenta para el presupuesto. Una cosa es lo que cueste comprar la casa y otra lo que te va a costar dejarla habitable o a tu gusto.

Consulta la edad de la casa y que reformas o mejoras se han hecho, sobre todo tema tuberías y electricidad que es lo mas importante y que no se ve detrás de las paredes.

10. Tejado

Dentro de las reformas mas importantes en una casa de campo está sin duda el tejado, así que cuando vayas a verla o antes de firmar si estas convencido de que la quieres comprar, tienes que mirarlo como sea -con cuidado por supuesto y bajo tu responsabilidad- subiendo con una escalera, con un dron o lo que haga falta y así ver en que estado se encuentra.

Si hay tejas rotas, si la tela asfáltica está rajada, si hay parches que nos indican que ha habido problemas (y pueden no estar bien solucionados), etc.

Es lo que mas puede repercutir en el precio de la reforma final, ya que no es fácil de reparar si hay goteras o infiltraciones o humedades y puede ser necesario cambiar todo el tejado. Aunque el precio lógicamente también dependerá del tamaño que tenga y lo fácil que sea de reparar, la inclinación de las aguas, y demás.

También es habitual que los tejados de algunas casas de campo antiguas sean de uralita. Para retirarlo en ese caso es obligatorio que sea una empresa autorizada la que lo retire, aumentando así los costes.

Desde dentro fíjate bien también en el techo a ver si ves marcas de humedades, moho o zonas desconchadas que te darán pistas de lo que hay arriba o ha pasado.

11. Suministros

Consulta las característica e infórmate de los costes de los distintos suministros, como el agua, la luz o la calefacción. No tiene nada que ver una casa bioclimática que se abastece energéticamente de placas solares, agua de lluvia y una pequeña estufa de leña, que una casa convencional a la que llegan las tuberías del agua del pueblo, la energía de la compañía eléctrica y la caldera es de gasoil.

Tienes mucha mas información sobre ello en esta sección.

12. Ventanas

Hay una gran diferencia en cuanto a la eficiencia energética de una casa con unas ventanas bien selladas o que dejan pasar todo el aire por las juntas. Y te lo digo por experiencia, en invierno un chorro de aire helado entrando por la ventana se nota mucho y puede hacer cambiar drásticamente la temperatura interior así que el gasto en calefacción es mayor.

Así que fíjate bien si son nuevas o viejas, de madera, aluminio,… ya que si hay que cambiarlas son bastante caras y tendrás que tenerlo en cuenta para el presupuesto de la reforma.

Consejos extra para comprar una casa en el campo

Verás que encontrar la casa de campo perfecta no es tarea fácil, de hecho lo mas probable es que veas varias casas y ninguna cumpla con todo lo de esta lista, pero igualmente eso no significa que tengas que desistir o que cualquiera de esas pueda llegar a serlo.

Se realista con tus posibilidades pero también cárgate de ilusión porque entonces no habrá nada que te impida conseguirlo. Sigue buscando y verás como el día menos pensado encuentras el que será tu hogar ¡Suerte!