La mensajería en el campo: recibir cartas y paquetes

Como os comentaba en la entrada de las ventajas y desventajas de vivir en el campo, es muy probable que los mensajeros no lleguen hasta vuestra casa si está en medio del campo y te las tengas que ingeniar para recoger tus paquetes.

Ahora me parece una tontería, pero en su día la verdad me parecía muy complicado y no tenía claro como lo íbamos a hacer, sobre todo con las cartas ya que no teníamos un buzón donde dejarlas.

Cartas y paquetes de Correos

Cuando te mudes a tu nueva casa en el campo ve a la oficina de correos y habla con la cartera o el cartero del pueblo. Coméntale donde vives y que te indique como lo hacen en ese caso para entregar las cartas y paquetes que te puedan llegar. Yo te cuento dos opciones que conozco, aunque puede que haya más.

Buzones comunitarios

En zonas donde hay muchas casas aisladas pero no es una urbanización como tal, es habitual que al principio del camino haya un panel lleno de buzones donde cada vecino tiene el suyo. De esta manera, pese a que no llegan hasta vuestra casa, dejan las cartas y avisos al principio del camino.

La carpeta

En nuestro pueblo por ejemplo tienen varias carpetas por zonas, y dentro de cada carpeta hay varios separadores. Cuando llega una carta a mi dirección, la ponen en mi separador de la carpeta de mi zona. Y de vez en cuando, paso por la oficina a preguntar si hay cartas a mi nombre.

Los certificados

Cuando lo que llega es una carta o un paquete certificado, en ese caso nos avisan por teléfono para que pasemos a buscarlo antes de que sea devuelto, ya que algunos hay que ir a buscarlos en un máximo de 7 o 15 días y desde luego yo no voy tan a menudo.

Empresas de mensajería

Al hacer un pedido online siempre pon tu teléfono además de la dirección. Y si existe la posibilidad de dejar una nota, especifica que se trata de una casa aislada y pide que te llamen.

Así, cuando van a traer el paquete te llaman antes y puedes quedar en algún punto.

Yo lo hago así. Y si, es un rollo, porque tengo que coger el coche para bajar hasta el pueblo o la urbanización de al lado, pero es que hasta aquí no van a subir.

Otra opción es que si tienes confianza con alguien del pueblo, acuerdes que te dejen los paquetes allí, así ya irás a buscarlos cuando puedas y no tienes que ir justo en ese momento.